Técnica natural para eliminar los caracoles de tu jardín

Los caracoles ocasionan daños en el jardín y las señales que estas plagas han de dejar en él, son muy parecidas a las que suelen producir las orugas, ya que las hojas muestran grandes perforaciones y por lo general, están mordidas y/o picadas en franjas.

Sin embargo, uno de los toques distintivos para saber si han sido caracoles los que han pasado por el jardín, es que ellos dejan rastros de mucosa en las hojas, por lo que al secarse, se transforma en color plateado.

Tres trampas para decirle chau a los caracoles del jardín

Las trampas de cerveza son ideales para eliminar caracoles, ya que éstos se sienten atraídos por su olor y al caer en la trampa, no pueden salir y terminan ahogándose. Esta trampa consiste es hacer un orificio en la tierra, entre las plantas, en donde luego habrá que enterrar un recipiente.

Es importante que el borde del envase utilizado, quede al ras del terreno. Por último, deberá llenarse éste con cerveza hasta el borde.

Una vez que hayan caído los caracoles en la trampa, simplemente se retirará el recipiente y se vaciará, pudiendo enterrarlo nuevamente y, colocar cerveza nueva para las próximas víctimas.

Las trampas con cáscaras de huevo generan la inmovilidad de los caracoles al pasar por éstas, ya que se quedan pegadas en sus mucosas. Para poder realizar la trampa, habrá que secar las cáscaras de uno o más huevos sobre un papel secante o de diario y triturarlas en trozos pequeños.

Luego, se esparcirán por alrededor de las plantas que han de presentarse atacadas por esta plaga.

Las trampas de ceniza evitan que los caracoles circulen por el jardín, generando inmovilidad en éstos como ocurre en las trampas con cáscaras. Básicamente se deberá espolvorear ceniza de madera en el contorno de las plantas que han sido afectadas.

Una vez que las trampas de ceniza se mojan, ya sea por rocío, lluvia o riego, habrá que esperar a que éste se seque para volver a repetir el procedimiento.

¿Qué hay que tener en cuenta?

Los caracoles durante el día se mantienen ocultos, por lo que al anochecer, inician sus hábitos alimenticios. Conociendo este dato, lo mejor sería dejar las trampas preparadas durante el día, para poder capturarlos por la noche.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.